Navigation Menu
¿Como nacieron los semáforos?

¿Como nacieron los semáforos?

By on Apr 13, 2018 in Blog | 0 comments

En la antigüedad se les llamaba semáforo a las torres que se usaban para enviar señales —ya fuera por medio de fogatas o banderas— para comunicar avisos urgentes —sobre todo cuando se requería de ayuda de pueblos vecinos en caso de invasión enemiga o para anunciar la muerte de algún monarca en agonía.

Luego, en el siglo xix, así se llamó a las estaciones portuarias que contaban con señales visuales —que se mostraban en un mástil—, para avisar de la llegada de ciertos buques o para dar a conocer avisos urgentes.

En diciembre de 1868, se instaló el primer semáforo en Londres —una columna de hierro de 6 metros de altura—, diseñado por el ingeniero ferroviario John Peake Knight. El semáforo de Knight —instalado cerca de la Cámara de los Comunes— contaba con dos «brazos» que se alzaban para indicar el sentido y el momento en que debían detenerse los vehículos y era operado por un oficial de policía que lo controlaba de forma manual.

 

 

Lo interesante del semáforo de Knight es que ya contaba con lámparas de gas con los colores rojo y verde para que pudieran verse de noche. A menos de un mes de «inaugurado» este semáforo, explotó el tanque de gas y mató al operador. Por lo sucedido, la invención fue descartada para usarse con gas.

Hacia 1910, el ingeniero Earnest Sirrine adaptó el diseño de Knight y cambió el tanque de gas por una instalación eléctrica. El primero de estos modelos se instaló en Cleveland, en 1914.

En 1920, William Potts —oficial de policía de Detroit— agregó la luz ámbar intermedia para advertir del cambio de luces y así evitar muchos accidentes de tránsito que ocurrían justo en el cambio inminente de luces.

Y en México…

Aunque don Porfirio Díaz estableció un cuerpo de policía de tránsito que debía controlar el paso de vehículos en las principales avenidas del país, debido a las revueltas de 1910 ya no pudo instalar los primeros semáforos eléctricos en México, pues ya existía un proyecto para su instauración.

Por esta razón, en México se instalaron los primeros semáforos manuales hasta 1930. Un par de años después, se colocó el primer semáforo automático en el cruce de Avenida Juárez y San Juan de Letrán—la esquina donde ahora confluyen: la Torre Latinoamericana, la explanada del Palacio de Bellas Artes y el anexo Guardiola.

 

 

Fuente: algarabia.com

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *